El Golpe Militar de Myanmar Amenaza el Abastecimiento en el ‘Sector de Prendas del Sol Naciente'

Por Sourcing Journal | 1 de Febrero, 2021

Este artículo fue originalmente publicado en Sourcing Journal el 1 de Febrero, 2021. Lo compartimos porque explica el impacto que las recientes acciones políticas en Myanmar (muchas veces referida como Burma en los US) podrían tener sobre la industria de prendas de la región. Un artículo similar en Reuters sugiere que compañía de US, incluyendo esas en la manufactura de equipaje, prendas y calzado podrían optar por salir de Myanmar, después del desarrollo de estos nuevos eventos y porque la administración Biden expresó enfocarse más en los derechos humanos.


Mientras Yangon, la capital de Myanmar y las áreas cercanas cerraban luego que los militares anunciaran un golpe de estado para las primeras horas del día Lunes, las preocupaciones comenzaron a surgir para los líderes sindicales, fuerza laborar y los efectos sobre los negocios y manufactura que han estado surgiendo a través de la región, en donde marcas como Gap, H&M, Marks & Spencer y Primark to New Look, Muji y C&A han estado trabajando con fábricas en los últimos años.


El jefe de la armada Senior Gen. Min Aung Hlaing, se ha convertido en el líder de facto con los Tatmadaw, el nombre oficial de las fuerzas armadas de Myanmar, ejerciendo sobre las recientes quejas de que las elecciones de Noviembre efectuadas en Myanmar no fueron de correcto escrutinio y que habían resultado falsificados.


La acción militar se dió cuando el parlamento se reuniría el Lunes para comenzar a trabajar para el segundo término del nuevo gobierno y conllevó a condenación de parte de líderes a nivel mundial, incluyendo al Presidente Biden.


Los militares anunciaron un estado de emergencia para un periodo de hasta un año.

Los bancos permanecieron cerrados, los vuelos domésticos fueron suspendidos y surgió la preocupación de libertad de expresión, mientras los militarse detenían a los líderes del partido ganador, incluyendo a Aung San Suu Kyi y al Presidente U Win Myint de la Liga Nacional por la Democracia (NLD).


El líder del partido Aung San Suu Kyi, quien ya ha estado 15 años en detención mientras permaneció en una elección democrática y asumió el poder en 2015, ganó el Nóbel de la Paz en 1991 por su lucha no violenta para la democracia y los derechos humanos.


Los líderes laborales, quienes expresan que el gobierno ha sido lento en reconocer su presencia, así como la esencia natural de su trabajo por ayudar a las fábricas en asegurar mejores condiciones de trabajo, expresaron preocupación por el futuro.


Myanmar ha sido vista como una industria creciente para la producción de prendas, con un creciente número de marcas mundiales y cadenas de tienda quienes buscan una estructura de bajos salarios como una ventaja adicional, junto con una suficiente mano de obra y la alta calidad de la producción. El salario mínimo en Myanmar es de 4,800 kyat ($3.61 diarios, $108.3 mensuales), cerca de la mitad de lo pagado en Camboya y Vietnam.


Dentro de una situación en la que la Unión Europea está considerando sacar a Myanmar del estatus del Sistema Generalizado de Preferencias (GSP por sus siglas en inglés), el golpe viene a incrementar las preocupaciones para los dueños de fábricas quienes han estado ansiosos de poder cumplir con los requerimientos para poder permanecer con los beneficios del GSP, lo cual le provee a Myanmar una ventaja de precio que los convierte en competitivos en sus exportaciones.


Más de 600,000 trabajadores están empleados en la industria de prendas de Myanmar.


Los líderes laborales quienes solicitaron no ser nombrados, expresaron que la desestabilización y proceso de cambio en el gobierno, provocaría desánimo en las marcas para tomar la decisión de invertir en Myanmar y con ello, dañar aún más la industria que lucha contra la pandemia del Covid-19, la cual los forzó a cerrar sus plantas nuevamente en Octubre del año pasado. Por ejemplo, reporte de las noticias locales indican que la Eastern Development International (Myanmar) Co. Ltd. (conocida como Dongzhan Textile Group en China), presentó una propuesta la semana pasada, para construir un hub de manufactura textil en el país, valorado en $370 millones, pero Irrawaddy y la inestabilidad geopolítica podría amenazar tales planes de inversión.


Los problemas se han estado cocinando ya por algún tiempo. Durante el verano, Esprit detuvo los lazos de negocios con una planta de manufactura de prendas dentro de una zona industrial que estaba relacionada con los militares de Myanmar y los nombres reconocidos a nivel mundial como H&M y Bestseller, revisaron de igual forma sus arreglos de abastecimiento, basados en la alarma levantada por el reporte de la U.N. International Fact-Finding Mission (Misión de Búsqueda de Pruebas de la UN Internacional), esto de acuerdo a las noticias de Nikkei de Asia.


Existe también tensión entre los trabajadores de prendas y dueños de fábricas. Ko Pyae Sone Aung, Presidente de Unique HTT, fábrica de prendas le detalló al Myanmar Times, un supuesto asalto que dejó al líder sindical Ko Zaw Hein con un golpe en la cabeza luego que se presentara en la corte para una audiencia relacionada a temas laborales entre los trabajadores y dueños de la fábrica.


“Las palabras del gerente de la fábrica y esas de Ko Zaw Hein, coinciden”, Ko Pyae Sone Aung le dijo al Myanmar Times. “Tenemos una grabación de video del gerente de la fábrica diciendo que pueden eliminar a los líderes sindicales al contratar personal, así como en China”.


Desde 2015, las Exportaciones de prendas de Myanmar han estado en auge, con el desarrollo de zonas industriales e incremento de incentivos para los inversionistas extranjeros. Las prendas se han convertido rápidamente en el sector exportador líder del país con aproximadamente $4.28 billones en exportaciones durante el año 2019-20, que se toma del 1 de Octubre al 31 de Agosto.


La meta de incrementar el valor de exportaciones a $10 billones para el 2024 y la de crear más de un millón de empleos, ahora se ve comprometida, con el análisis de la industria por las disrupciones del sourcing que molesta por el cierre de las fábricas y cancelación órdenes debido al Covid-19.


Smart Myanmar, una iniciativa de la Unión Europea, también ha trabajado para ayudará a los trabajadores en la industria y, en Enero, duplicó su apoyo para los trabajadores de la industria de prendas con 10 millones de euros ($12.08 millones), especialmente para ayudar al sector de mujeres trabajadoras migrantes desempleadas. El programa, lanzado en Mayo 2020, ya ha proveído apoyo a más de 60,000 trabajadoras.


Lo que pase de aquí en adelante prepara al mundo de como éste responderá ante el agite. “Mucho depende de cómo los US y la UE reaccionen hacia la situación”, expresó un analista que solicitó no revelar su nombre.


Los grupos laborales de alrededor del mundo han estado expresando su apoyo también. “Nos unimos en solidaridad con nuestra gente de Burma, su movimiento sindical comercial y con las demás instituciones que están defendiendo la democracia en el país” dijo en una declaración Sharan Burrow, Secretaria General de la Federación Internacional de Sindicatos Comerciales (ITUF por sus siglas en inglés). “Los reclamos por los militares referente al fraude electoral han sido rechazados por la Comisión Electoral de Myanmar y son simplemente una débil hoja para los generales quienes desean retener el poder, sin importar el costo al pueblo y a la economía nacional”.


Fair Wear también expresó su preocupación sobre los recientes eventos políticos en la nación del Sudeste Asiático. “En este momento, la mayoría de los canales de comunicación son impredecibles (van y vienen), así como los servicios bancarios”, esto de acuerdo con una declaración de la organización sin fines de lucro, quien defiende los derechos de los trabajadores y los salarios. “Es aún muy pronto para predecir las consecuencias a los derechos de los trabajadores en Myanmar. Monitorearemos la situación cuidadosamente, manteniendo un contacto cercano con nuestro equipo local (cuando sea posible) y aconsejando a nuestras marcas miembros de cuál es la mejor forma de ayudar a los trabajadores dentro de su cadena de suministros”.


Mientras tanto un comunicado de la Casa Blanca realizado por el vocero Jan Psaki, señala de igual forma la falta de un apoyo super poderoso para los militares.


“Los Estados Unidos se opone a cualquier tipo de atentado que altere las recientes elecciones o que impidan la transición democrática de Myanmar y tomará las acciones necesarias para con los responsables si estos pasos no son revertidos. Estamos monitoreando la situación de cerca y nos unimos con el pueblo de Burma, quienes ya han sufrido tanto en la búsqueda de su democracia y paz”, indicaba la declaración.


En una declaración la tarde del Lunes, el Presidente Biden forzosamente denunció el golpe como un “asalto directo sobre la transición hacia la democracia y reglamento de ley del país”.

“Dentro de la democracia, la fuerza nunca debe ir por sobre la voluntad del pueblo o intentar borrar el resultado de una elección de credibilidad”, agregó, denotando que planea revisar las sanciones sobre Myanmar y tomar cualquier “acción apropiada”.


“Por casi una década, el pueblo de Burma ha estado trabajando de forma estable para lograr establecer las elecciones, gobernabilidad cívica y una transición de poder pacífica”, continuo Biden. “Ese progreso debe ser respetado”.

Suscribirse a Detrás de las Costuras 

  • White Facebook Icon
SPESA Logo (5) (1).png

© 2021 by SPESA. Proudly created with Wix.com